Cómo limpiar una plancha para que parezca nueva

La limpieza de la plancha es una tarea doméstica de la que es fácil olvidarse. Sin embargo, con todas las camisas que hay que planchar, las sábanas que hay que alisar y los pantalones que hay que desarrugar, no es de extrañar que nuestras planchas se desgasten. Darle a tu plancha el cuidado que necesita puede ser sencillo y mucho más barato que optar por un modelo más nuevo.

Hay muchas maneras de limpiar y sacar brillo a tu plancha con un poco de grasa y algunos artículos que ya tienes en casa. Mantener la plancha limpia es necesario para que la tarea sea fácil y productiva, así que echa un vistazo a estos consejos para limpiar una plancha sin necesidad de productos de limpieza de lujo.

1. Limpiar con bicarbonato de sodio
El bicarbonato de sodio sirve para limpiar casi cualquier cosa, ya sean tus electrodomésticos, las frutas y verduras o tu plancha. Puedes crear una pasta para combatir las manchas utilizando dos cucharadas de bicarbonato de sodio mezcladas con una cucharada de agua tibia. Frota suavemente la pasta sobre una plancha de hierro fría, cubriendo las zonas que tengan depósitos minerales. Limpia la pasta con un paño húmedo.

Consejo profesional: Evita que la pasta entre en los agujeros de vapor de la plancha. Si consigues meterla ahí, utiliza un algodón húmedo mojado en agua destilada o un palillo de madera para limpiarlo.

2. Limpiar con sal marina
persona que llena el depósito de agua de una plancha

Lo creas o no, usar sal para limpiar tu plancha puede hacer el trabajo. Pon tu plancha en la posición más caliente y coloca una bolsa de papel marrón o un periódico sobre tu tabla de planchar. Espolvorea una generosa cantidad de sal sobre la bolsa de papel o el periódico y empieza a planchar la superficie salada. Continúa este proceso hasta que la sal elimine toda la suciedad de tu plancha. Después, limpia los restos de sal con un paño húmedo.

Consejo profesional: Plancha con movimientos circulares para maximizar la cantidad de suciedad que quitas.

3. Limpiar con una toalla y vinagre
Si el principal problema de tu plancha es la corrosión, el truco de la toalla y el vinagre la dejará como nueva. Empapa una toalla en vinagre y coloca la plancha sobre la toalla con la suela hacia abajo. Deja la plancha en la toalla empapada de vinagre durante 30 minutos antes de limpiarla.

Consejo profesional: Coloca la toalla empapada en una papelera u otro recipiente para evitar que el vinagre se filtre en zonas no deseadas.

4. Limpiar los agujeros de vapor de la plancha
Una persona que plancha al vapor

Un problema común de las planchas sucias es que los agujeros de vapor se obstruyen. Un buen indicio de que se necesita una limpieza es cuando la plancha chisporrotea y deja manchas de agua oxidada o llena de minerales en la ropa. Mezcle ½ taza de vinagre y ½ taza de agua destilada en el depósito de la plancha e inspeccione los conductos de vapor en posición vertical.

Utiliza un cepillo de dientes viejo, un palillo de madera o un bastoncillo de algodón para eliminar la acumulación. Pruebe la plancha calentándola y pulsando el botón de vapor hasta que éste salga libremente. Deja que la plancha se enfríe antes de verter la mezcla en el depósito.

Consejo profesional: Nunca utilices metal para limpiar la suela de la plancha, ya que podrías rayarla o dañarla.

5. Limpiar con quitaesmalte
El quitaesmalte no sólo elimina el esmalte de uñas, sino también la suciedad de la plancha. Calienta la plancha y sumerge un algodón en un poco de quitaesmalte con acetona. Utiliza un guante que proteja del calor, como un guante de cocina, y pasa la bola de algodón por la superficie de la plancha caliente. Este método ayuda a disolver cualquier residuo no deseado en la plancha. Deja que la plancha se enfríe y limpia el exceso de quitaesmalte.

Consejo profesional: Realiza este método de limpieza en el exterior para que tu casa no respire los fuertes vapores químicos.

6. Limpiar con paracetamol
Un truco inusual, pero excelente, para limpiar la plancha (especialmente con residuos quemados) es el paracetamol (como Tylenol). De hecho, cualquier pastilla de paracetamol sirve. En primer lugar, pon la plancha en la posición más alta. Una vez que la plancha esté caliente, utiliza un guante de cocina u otro guante protector del calor para presionar la pastilla directamente sobre la zona quemada de la plancha. La pastilla debería derretirse y convertirse en un gel que disuelva la zona quemada de la plancha. Utiliza un paño húmedo para limpiar la suela y repite la operación si es necesario.

Consejo profesional: no utilices pinzas o alicates para presionar la pastilla sobre la plancha caliente. ¡Un resbalón puede hacer que se raye tu plancha o que te quemes los dedos!

7. Limpiar una plancha con papel encerado
alguien que sostiene una plancha en posición vertical

Al igual que el truco de la sal anterior, puedes utilizar papel encerado con sal gruesa para limpiar tu plancha. Coloca papel encerado en tu tabla de planchar o en una tabla de cortar y espolvorea aproximadamente una cucharada de sal marina sobre el papel encerado. Calienta la plancha a su máxima temperatura y plancha la sal sin aplicar mucha presión. Los residuos se pegarán a la sal y tu plancha quedará como nueva.

Consejo profesional: Asegúrate de que la función de vapor está desactivada mientras realizas este truco de limpieza.

8. Limpiar con pasta de dientes
La pasta de dientes no sólo elimina la placa de los dientes, sino también la suciedad de la plancha. Todo lo que tiene que hacer es untar una pequeña cantidad de pasta de dientes blanca en las zonas afectadas de la suela de la plancha. Deja la pasta de dientes durante unos minutos antes de limpiarla con un paño limpio.

Consejo profesional: Para terminar, llena el depósito de la plancha con agua destilada y colócala sobre una toalla. Deja la plancha al vapor durante unos minutos más para que funcione.

9. Limpiar con hojas de secadora
Ayuda a la plancha para lavar la ropa

Las hojas de secadora tienen más usos que refrescar la ropa que se está secando. Una forma de utilizar las hojas de secadora de la que quizá no haya oído hablar todavía es para limpiar su plancha. Basta con frotar la suela con las hojas de secador mientras la plancha está en su ajuste de calor más bajo. En cuanto sientas que la hoja de secado se calienta demasiado, coge una nueva. Repite este proceso hasta que la plancha esté limpia.

Consejo profesional: Siempre es una buena idea llevar un guante o manopla de protección contra el calor cuando se toca la suela de la plancha. No debería pasar nada mientras esté en la posición más baja, pero sé precavido.

10. Limpiar la plancha con cubitos de hielo
Si accidentalmente dejaste tu plancha caliente cerca de algo de plástico, probablemente tengas que lidiar con un pequeño desastre. Sin embargo, el plástico derretido es fácil de quitar de una plancha utilizando elementos simples como un tazón grande, cubitos de hielo y un cuchillo o espátula de plástico. Coloca tu plancha en un bol o cazo lleno de hielo para endurecer el plástico. Si tu plástico ya está endurecido, puedes saltarte este paso. Ahora coge un cuchillo de plástico o una espátula y raspa el plástico, luego pásale un trapo húmedo hasta que notes que la superficie de la plancha está lisa.

Consejo profesional: Es fundamental quitar el plástico de la plancha antes de volver a utilizarla, ya que de lo contrario el plástico se fundirá con las prendas.

Te ha gustado el articulo?
[Total: 0 Average: 0]
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SIGUENOS @TUAPARTAMENTOCOL