Ideas de habitaciones sensoriales para niños con autismo

El sistema nervioso central funciona de forma diferente para muchos niños con autismo. Por ello, muchos individuos del espectro son incapaces de filtrar el ruido y el movimiento tan bien como los individuos con un sistema nervioso típico. Esto significa que los ruidos pueden ser más fuertes, los entornos concurridos pueden ser un reto adicional y la concentración puede ser más difícil.

Muchos de los diagnosticados con autismo «estimulan» para regular sus sentimientos, pensamientos y experiencias. Los buscadores sensoriales intentan encontrar formas de estimular sus sentidos para ayudarles a afrontar los distintos retos emocionales, mentales y físicos a los que se enfrentan. Por otro lado, algunos niños con autismo evitan ciertas entradas sensoriales y son evasivos sensoriales.

Crear un entorno seguro y accesible para las personas con espectro autista es una de las mejores formas de apoyarlas, independientemente de sus necesidades individuales. Afortunadamente, hay muchas maneras de hacerlo: una de ellas es con una sala sensorial.

Una sala sensorial puede proporcionar a su hijo valiosos recursos para descomprimirse, sentirse tranquilo y reducir la ansiedad, entre otros beneficios que cubriremos en este artículo. Nuestra guía repasa los beneficios de una sala sensorial, las ideas de salas sensoriales, los consejos económicos para crear una y mucho más.

¿Qué es un sistema sensorial?
Antes de repasar cómo crear una sala sensorial, es esencial entender el sistema sensorial. El sistema sensorial de una persona está formado por vías neuronales y receptores sensoriales que controlan la forma en que el cerebro percibe los cinco sentidos primarios (gusto, tacto, olfato, visión y oído).

Para explicarlo, imaginemos que entramos en una fiesta llena de gente. Puede que haya mucha gente hablando, música a todo volumen de fondo y el perro del anfitrión ladrando mientras la gente entra. De alguna manera, en medio de todo el alboroto, eres capaz de concentrarte en la conversación que tienes delante y hacer que los demás ruidos pasen a un segundo plano. Esto se debe a que tu sistema sensorial te ayuda a priorizar qué sentidos son los más importantes en ese momento.

Para alguien con problemas de procesamiento sensorial, esto puede no ser así. Hay dos tipos de experiencias sensoriales que pueden tener las personas del espectro autista: hipersensibilidad e hiposensibilidad. Las personas hipersensibles pueden sentirse abrumadas por cierta información sensorial, mientras que las hiposensibles suelen mostrar una baja capacidad de respuesta a los estímulos sensoriales.

Cada persona con autismo es diferente, pero para muchos individuos con hipersensibilidad, las luces brillantes pueden resultar extremadamente abrumadoras, los ruidos fuertes suenan aún más fuertes o ciertas expresiones faciales pueden parecer amenazantes. Por otro lado, alguien con hiposensibilidad puede sentir una falta de conciencia en su cuerpo, ver sólo los contornos de los objetos o tener una alta tolerancia al dolor.

Los investigadores creen que al menos tres cuartas partes de los niños con autismo experimentan problemas de procesamiento sensorial. Éstos pueden provocar sentimientos de agobio o hacer que los individuos sientan la necesidad de cerrarse. También pueden causar estrés en la vida cotidiana y dificultar la relación con los demás.

Afortunadamente, hay muchas maneras de abordar este problema. Como padre, hay muchas cosas que puede hacer para adaptarse a las necesidades de su hijo y mejorar su calidad de vida en general. El primer paso es comprender la integración sensorial y la experiencia única de su hijo.

Tipos de integración sensorial
La integración sensorial es el proceso del cerebro para comprender y percibir los estímulos sensoriales. Cuando una persona tiene un trastorno del procesamiento sensorial, su integración sensorial se interrumpe de una o varias maneras. Hay tres tipos principales de integración sensorial: vestibular, propioceptiva y táctil.

Vestibular
Nuestros sentidos vestibulares controlan nuestro equilibrio, movimiento y coordinación. Para aquellos que experimentan interrupciones en sus sistemas vestibulares, puede manifestarse físicamente con comportamientos como girar, saltar o balancearse – esto es lo que se conoce como auto-estimulación o «stim». Aunque no está del todo claro por qué muchas personas del espectro hacen esto, se cree que es una forma de regular sus emociones. Es importante estar atento a las señales de advertencia de la disfunción vestibular, como los mareos o la falta de equilibrio.

Los movimientos laterales pueden ser beneficiosos para los niños con autismo siempre que estén regulados. Las hamacas, los columpios, los pequeños trampolines o las mecedoras pueden ayudar a regular los sentidos, calmar las emociones fuertes y evitar que los niños se sientan abrumados.

Por otro lado, un exceso de movimiento vestibular puede provocar una desregulación. En particular, los movimientos rotatorios pueden causar estrés si se hacen en el momento o de la manera equivocada. Es fundamental buscar el asesoramiento de un profesional antes de incorporar cualquier tipo de movimiento vestibular a la rutina de tu hijo.

 

Propioceptivo
El sentido propioceptivo envía al cerebro información sobre la posición del cuerpo cada vez que utilizamos nuestros músculos y articulaciones para realizar una actividad. Algunos ejemplos del sistema propioceptivo en acción son: salir a correr, recoger la compra pesada, escribir el nombre o masticar la comida.

Los signos de disfunción del sentido propioceptivo pueden incluir problemas de equilibrio, torpeza y descoordinación de movimientos. Cualquier actividad que implique presión o trabajo de los músculos puede ayudar a estimular los sentidos propioceptivos y a que los niños con autismo tengan una mejor percepción de su cuerpo en el espacio. Algunas tácticas comunes para ayudar a los individuos que luchan con esto son saltar con las manos y las piernas extendidas en un salto de estrella, masticar chicle, la presión de un abrazo, empujar un carrito de supermercado o cerrar la puerta de un coche.

Táctil
El sentido táctil se refiere esencialmente a cualquier entrada que recibimos a través del tacto. La disfunción táctil puede dificultar el uso de ciertos tipos de ropa, la ingesta de alimentos con determinadas texturas o la comodidad ante un tacto inesperado. La ropa vaquera, en particular, es una de las que peor funciona.

Si te encuentras en una situación en la que tu hijo se siente abrumado por la entrada táctil, es una gran idea proporcionarle formas de dar entrada propioceptiva para calmar su ansiedad o estrés. Pruebe cosas como saltar, apretar una pelota antiestrés, jugar con Play Doh o utilizar una manta con peso y vea qué es lo que mejor le funciona.

Ten en cuenta que cada niño con autismo tiene sus propias necesidades y tácticas que le funcionan mejor. Si alguna de estas sugerencias le provoca más estrés o ansiedad a tu hijo, es buena idea dejar de hacer la actividad. Habla siempre con un terapeuta y un médico para conocer tus mejores opciones.

Beneficios de una sala sensorial
Una sala sensorial es un espacio lleno de elementos que pueden crear una experiencia sensorial para tu hijo. Estas habitaciones se crean para ser un espacio relajante y dar a los niños la oportunidad de regular sus emociones y sentidos.

Las habitaciones sensoriales pueden modificarse para adaptarse a las necesidades de su hijo y conllevan una multitud de beneficios cuando se configuran correctamente. Estos beneficios pueden suponer una gran diferencia en sus vidas y en las de sus seres queridos.

Mejora de la concentración: Muchas personas con autismo tienen dificultades para permanecer sentadas y prestar atención durante largos periodos de tiempo. Las salas sensoriales pueden darles las herramientas y los recursos que necesitan para aprender a concentrarse y aumentar la atención.
Efecto tranquilizador: Estas salas ofrecen a los niños un espacio seguro para descomprimirse y escapar de los estímulos no deseados. Este espacio puede ayudarles a recuperar el control de sus emociones y su conciencia física.

Ayudan en las transiciones: En comparación con los que no pertenecen al espectro autista, las personas con autismo suelen tener más dificultades para cambiar sus rutinas o manejar las transiciones. Saber que disponen de un espacio para descomprimirse después de cualquier acontecimiento fuera de la rutina puede conducir a una menor ansiedad cuando las cosas no salen como se han planeado.

Mejorar la socialización: El autismo puede tener un gran impacto en las habilidades y conexiones sociales de una persona. Las salas sensoriales pueden ser experimentadas con otros para apoyar las interacciones sociales.

Desarrollo de habilidades motoras: Cuando el sistema vestibular está sobreestimulado o infraestimulado, puede causar una falta de equilibrio y de función motora. Una sala sensorial es un lugar estupendo para practicar actividades de movimiento que pueden ayudar a estabilizar al niño.

Ayuda con el tiempo no estructurado: Con las precauciones de seguridad correctas, una sala sensorial puede ser un gran lugar para que tu hijo se sienta seguro mientras tú terminas tareas rápidas como guardar la compra.

Mejora de la calidad de vida: Una sala sensorial puede mejorar muchos aspectos de la vida de una persona con autismo. Puede ayudar en todo, desde la mejora de las habilidades sociales y la concentración hasta mucho más.

Promueve la seguridad: Muchas modificaciones adicionales pueden promover la seguridad de su hijo en una sala sensorial y en toda su casa. Las mejoras en la seguridad pueden proporcionarle una mayor tranquilidad a lo largo del día.

Dar a un niño con autismo una habitación sensorial a la que volver una y otra vez, donde pueda regular sus emociones y recuperarse de los estímulos abrumadores, puede hacer que el niño se desenvuelva mejor cuando no está en casa.

Ideas de habitaciones sensoriales
Es importante tener en cuenta las sensibilidades sensoriales de tu hijo a la hora de crear una habitación sensorial o hacer modificaciones en casa. Una vez que hayas determinado esas sensibilidades, podrás decidir en qué aspectos y herramientas merece la pena invertir.

Nuestra sugerencia número uno para una habitación sensorial es invertir en un columpio. Los columpios pueden ayudar a promover la relajación, aliviar la ansiedad y reducir el estrés.

Es importante encontrar un contratista que pueda instalarlo correctamente, idealmente fijándolo a una viga del techo para mayor seguridad. Los niños no deben quedarse solos con el columpio sin supervisión por el riesgo de lesiones graves, pero es una ventaja increíble con la supervisión de los padres.

Elementos comunes en una sala sensorial

Una vez que hayas decidido que quieres crear una habitación sensorial, saber por dónde empezar puede resultar abrumador. Para ayudarte, hemos desglosado nuestras ideas de habitaciones sensoriales en función de los estímulos más comunes para que el proceso sea lo más sencillo posible.

Formas de controlar los estímulos sonoros
Muchas personas con espectro autista tienen una mayor conciencia de los ruidos que les rodean. Los sonidos cotidianos pueden causar angustia, o la persona puede ser capaz de captar ruidos que la mayoría de nosotros ni siquiera notamos. Afortunadamente, hay muchas maneras de reducir los ruidos que distraen en tu casa y crear un ambiente tranquilo en su habitación sensorial.

Evita la iluminación fluorescente: Este tipo de iluminación suele producir un zumbido que puede ser frustrante para alguien con autismo.
Sustituya los suelos de madera: El ruido que hacen nuestros pasos en un suelo de madera puede parecer amplificado para muchas personas con espectro autista. Intenta sustituir el suelo por una alfombra cuando puedas para mitigarlo.

Añada alfombras: Si no quieres cambiar el suelo de madera, amortigua el ruido añadiendo alfombras.
Poner música relajante: Algunos niños con autismo encuentran la música relajante. Si notas que se sienten atraídos por ciertas canciones, puedes ponerlas tranquilamente de fondo en su habitación sensorial.

Invierte en máquinas de ruido blanco: El ruido blanco puede tener un efecto calmante en muchas personas y puede ayudar a ahogar cualquier ruido de fondo.
Insonoriza la habitación: Reduce la contaminación acústica del exterior añadiendo una capa de cartón yeso, instalando cortinas gruesas, colgando mantas en la pared o aislando la habitación sensorial de tu hijo.

Reduce el eco: Añadir muebles y suelos blandos puede ayudar a evitar los ecos no deseados.
Invierte en un altavoz de alta calidad: Un altavoz que esté fuera del alcance de tu hijo puede ser una buena manera de reproducir música tranquila y evitar la estática o el sonido de baja calidad que puede molestar a tu hijo.
Si la sensibilidad al ruido es persistente a lo largo del día, hable con un médico sobre otros métodos, como el uso de auriculares o tapones para los oídos.

Recursos

  • Red de Apoyo al Autismo: Cómo crear un ambiente de soledad en casa para ayudar a sobrellevar el autismo de los adultos
  • Asociación Nacional de Autismo: Autismo y sensibilidad al sonido: Más que un problema leve
  • Raising Children: Sensibilidades sensoriales: niños y adolescentes autistas
  • Grupo de Investigación de Intervención Temprana: Sensibilidad al sonido y autismo
  • Tenga en cuenta los estímulos visuales
  • Ciertas luces, colores y estímulos visuales pueden resultar abrumadores para su hijo con espectro autista. Aunque hay cosas que no puedes controlar en el mundo exterior en lo que respecta a los estímulos visuales, hay soluciones fáciles para esto en tu sala sensorial.

Crea una iluminación natural: Las luces brillantes pueden ser estresantes para las personas con autismo, por lo que es mejor imitar la iluminación natural. Intenta comprar bombillas con un índice de reproducción cromática lo más cercano posible a 100.
Instala reguladores de intensidad: Los reguladores de intensidad pueden ayudar a calmar a tu hijo cuando se siente sobreestimulado y ayudan a crear un espacio más relajante.
Utilice colores suaves: Los colores brillantes pueden ser interpretados con mayor intensidad por los niños con autismo; los colores fríos pueden tener un efecto calmante.
Añade un revestimiento antideslumbrante a las ventanas: Para evitar el resplandor del sol en su sala sensorial, simplemente añada un revestimiento antideslumbrante a sus ventanas.
Reduce el desorden: El desorden puede ser peligroso y frustrante para las personas con sensibilidad sensorial. Mantén tu casa ordenada y organizada para evitar este problema.
Haga una pared de exposición: Exponga sus obras de arte, trofeos, premios o cualquier otra cosa de la que esté orgulloso. Crear una pared en la que se muestren los logros de tu hijo es una forma estupenda de aumentar su confianza.
Incluye cortinas opacas: Éstas limitarán la exposición a la luz y pueden eliminar las distracciones del exterior.
Ejemplo de una habitación sensorial buena y mala

Si su hijo es sensible a los estímulos visuales, estas ideas de habitaciones sensoriales pueden marcar una gran diferencia a la hora de hacer que este espacio sea tranquilo y seguro.

Recursos

  • Dentro de la experiencia del autismo: El autismo y el desorden visual
  • TheraSpecs: La sensibilidad a la luz y el autismo
  • Chauvinismo cortical: La sensibilidad visual y el autismo
  • Red de Apoyo al Autismo: Diseñar un ambiente hogareño confortable para adultos con autismo
  • Reduzca el número de olores en su casa

A menudo se pasa por alto el olor cuando se piensa en ideas para habitaciones sensoriales y posibles modificaciones en el hogar. Ciertos olores pueden desencadenar fácilmente a una persona con autismo, sobre todo si tiene una intensidad y una conciencia de los olores más elevadas. He aquí varias maneras de ayudar a resolver este problema.

Encienda un difusor: La difusión de aceites esenciales puede crear un efecto calmante para algunos niños con autismo. Algunas de las esencias más comunes que se utilizan son el incienso, la lavanda y la naranja, pero pruebe diferentes aceites para ver cuál es el que más le gusta a su hijo.

Utilice pintura de bajo contenido en COV: Este tipo de pintura tiene menos olor y olores químicos que los tipos de pintura tradicionales. Si estás planeando una remodelación o simplemente una actualización de la habitación sensorial de tu hijo, asegúrate de comprar pinturas con esta clasificación.

Añade un filtro HEPA: Estos filtros pueden ayudar a eliminar los olores no deseados. Además, en general, pueden mejorar su salud al eliminar los contaminantes del aire.
Tenga una ventilación adecuada: Una ventilación adecuada mejorará el olor de tu casa y ayudará con cualquier olor persistente de la cocina.Puede ser difícil determinar las sensibilidades si su hijo tiene problemas para comunicar lo que le molesta en un momento determinado. Estas precauciones pueden ayudar a eliminar los olores generales de su casa y facilitar la posibilidad de que se produzcan olores no deseados.

Recursos

  • Spectrum News: Una prueba detecta un sentido del olfato inusual en los niños con autismo
  • Hoja de ruta del autismo: Diferencia sensorial en el TEA – El olfato
  • Science Daily: El autismo y el olor del miedo
  • Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos: Exposiciones químicas ambientales y trastornos del espectro autista – Una revisión de la evidencia epidemiológica
  • Crear espacios agradables al tacto
  • Muchas personas con autismo evitan los estímulos táctiles o anhelan texturas y sensaciones específicas. Crear una habitación llena de materiales que disfruten tocando es una forma estupenda de proporcionarles un entorno sensorial seguro.

Crea una pared táctil: Una pared llena de diferentes texturas y materiales puede proporcionar a tu hijo una experiencia sensorial beneficiosa y ayudarle con la motricidad fina.
Incluye diferentes texturas: Añadir varias texturas que le gusten a tu hijo en su habitación sensorial puede ayudar a calmarlo. Puede ser en forma de almohadas, mantas y peluches de distintos materiales.

Cuerdas de fibra óptica: Estas luces no sólo son visualmente atractivas, sino que son seguras para tocar y sostener. Las cuerdas de colores les dan la oportunidad de combinar los estímulos visuales con las sensaciones físicas.

Incluya juguetes sensoriales: Los juguetes sensoriales que se pueden tocar sirven para estimular los sentidos del niño y ayudarle a concentrarse y relajarse.
Considere la posibilidad de una alfombra de protección: Invertir en alfombras blandas para paredes y suelos específicos con los que tu hijo pueda chocar puede ayudarle a liberar los sentimientos y la energía provocados por los estímulos desencadenantes.

Lo mejor es descubrir qué materiales le gustan más a tu hijo antes de llenar su habitación sensorial con artículos táctiles. Esto ayudará a que su habitación sensorial sea un lugar agradable lleno de cosas que le gustan.

Recursos

  • Trastorno del procesamiento sensorial: Modificaciones ambientales para ayudar a los niños con trastornos de procesamiento sensorial/integración sensorial
  • Revista de la UCSF: La insoportable sensación de ser
  • Spectrum: Los problemas sociales del autismo pueden provenir del sentido del tacto
  • NCBI: Mecanismos de los fenotipos sensoriales táctiles en el autismo: Comprensión actual y futuras direcciones de investigación
  • Modelo de sala sensorial
  • La sala sensorial de cada familia debe ser diferente y adaptarse a las necesidades únicas de su hijo. Hemos incluido un modelo de sala sensorial para ofrecerle una representación visual de cómo podría ser una sala sensorial.

Ejemplo de habitación sensorial

Las habitaciones sensoriales no tienen por qué ser complicadas. Concéntrese en unas pocas actividades sensoriales junto con la iluminación, la música y el ambiente general.

Ideas de salas sensoriales con un presupuesto ajustado
Cuando se buscan artículos para salas sensoriales en Internet, muchos vendedores anuncian productos que cuestan cientos o incluso miles de dólares. Ver esos precios puede hacer que cualquiera entre en pánico o renuncie a la idea de una sala sensorial.

Por suerte, crear una sala sensorial perfecta no tiene por qué costar mucho dinero. Aquí tienes algunas ideas de salas sensoriales económicas para crear el espacio de tus sueños sin arruinarte.

Crea una decoración sensorial de tipo «hazlo tú mismo»: Puedes hacer una pared sensorial utilizando un tablero de corcho y añadiendo materiales con diferentes texturas para crear una pared sensorial de bricolaje. Algunos ejemplos son muestras de alfombras, cintas, esponjas, velcro, bolas de algodón de colores y mucho más. Es importante evitar el uso de chinchetas porque puede ser inseguro para los niños pequeños.

Haz una caja de juguetes: Haz tu propia caja de juguetes con artículos sensoriales para ayudar a tu hijo a concentrarse o aliviar la ansiedad. Algunos ejemplos de juguetes que puedes incluir son bolas de estrés, plastilina, bolas de koosh, un cubo Rubix o cualquier otro juguete seguro y relajante que puedas encontrar.

Mantas con peso: Estas mantas pueden ayudar a calmar el estrés y son una herramienta fácil de tener en la sala sensorial y en toda la casa.

Lámparas de lava: Una lámpara de lava es una gran alternativa a las costosas luces que cambian de color. Además, puede tener un efecto calmante. Estas lámparas pueden calentarse, así que es importante ponerlas en un estante más alto donde no se puedan alcanzar.

Cojines y mantas con textura: Es probable que ya tengas estos por la casa en diferentes texturas, lo que los convierte en un tremendo artículo económico para añadir a tu colección.
Cómo hacer un tablero sensorial con ejemplos

Estos consejos económicos pueden ser eficaces y asequibles a la hora de crear tu primera habitación sensorial.

Ideas para cuando no tienes espacio para una habitación sensorial
Si estás en una casa sin una habitación libre, hay muchas alternativas que ocupan menos espacio a la hora de crear una habitación sensorial.

Crea un rincón de calma: Basta con añadir una tienda de campaña o un sillón de frijoles en la esquina de cualquier habitación tranquila e incluir artículos sensoriales para que tu hijo regule sus emociones.

 

Te ha gustado el articulo?
[Total: 0 Average: 0]
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SIGUENOS @TUAPARTAMENTOCOL