Qué hacer cuando el perro de un vecino no deja de ladrar

Los perros son leales, juguetones y, en general, adorables, pero es inevitable que ladren. Un «guau» ocasional aquí y allá es normal, pero ¿qué ocurre si el perro de tu vecino ladra sin parar? Los continuos ladridos pueden resultar molestos.

Como vecino, debe entender que todos los perros ladran, pero al mismo tiempo, usted merece su paz y tranquilidad. Entonces, ¿qué puede hacer con un perro ruidoso? He aquí algunos consejos y trucos para controlar los ladridos del perro del vecino.

Entender por qué ladran los perros
Antes de que te sientas tan frustrado que llames a control de animales a tu vecino y a su peludo amigo de cuatro patas, es importante entender por qué el perro ladra.

Ansiedad: Al igual que los humanos, los perros pueden experimentar ansiedad. Cuando una mascota se queda sola, puede empezar a ladrar para expresar su ansiedad.
Aburrimiento: Los perros son sociales y les gusta interactuar con otros animales y personas. Por eso, cuando se queda solo sin compañía ni entretenimiento, puede empezar a ladrar.
Protección: La expresión «perro guardián» existe por una razón: los perros son protectores por naturaleza. Si un perro oye a gente caminando por el pasillo, llamando a la puerta o escucha la televisión del apartamento vecino, puede empezar a ladrar como advertencia.
Entender por qué el ruidoso perro de al lado está ladrando no cambiará necesariamente el nivel de sonido, pero puede darle más simpatía en cuanto a lo que está pasando.

perro grande tumbado en una manta

Pasos a seguir cuando el perro del vecino ladra
Los ladridos de Fido se han convertido en algo insoportable y tienes que hacer frente a la situación del perro ruidoso en el apartamento de al lado. ¿Cómo puede afrontar la situación? Hay varios pasos a seguir que pueden ayudar a calmar la situación entre usted y el perro ruidoso.

1. Documentar el problema
Lo primero que hay que hacer es registrar y documentar cada vez que note o escuche los ladridos del perro. Esto le ayudará a determinar si se trata de un problema recurrente o de un ladrido puntual. Anota la hora del día, lo que ocurre en el entorno (¿el repartidor de UPS acaba de dejar un paquete?) y la duración de los ladridos. Cuando vayas a hablar con los vecinos, te será beneficioso tener un registro de ladridos del perro que puedas consultar y resaltar los patrones que hayas observado.

2. Hable con su vecino
Lo siguiente que hay que hacer es simplemente hablar con el vecino en persona. Es tentador escribir una nota o enviar un correo electrónico, pero siempre es mejor abordar este tipo de situaciones con franqueza y cara a cara. Es posible que tu vecino ni siquiera se dé cuenta de que su perro está ladrando o de que hay un problema. Lo más probable es que te escuchen, se disculpen y trabajen para solucionar el problema.

3. Ofrezca soluciones
Una vez que haya presentado el problema a su vecino, puede sugerir algunas soluciones que pueden ayudar a que el perro se calme. Por ejemplo, si estás en casa durante el día y tu vecino (el dueño del perro) trabaja, puedes ofrecerte a pasear al perro o a vigilarlo durante el día. Esa es definitivamente una solución proactiva, pero si te gustan los perros, es una buena manera de que veas al perro y dejes de ladrar.

Otras sugerencias podrían ser que el dueño del perro contrate a un adiestrador de perros, que lo saque a pasear a media tarde, que lo lleve a una guardería canina o que le deje juguetes, comida y entretenimiento para reducir los ladridos.

4. Conozca al perro
Los perros son seres protectores y guardan su territorio de los extraños. El perro podría ladrarle simplemente porque no le reconoce. Tómese un tiempo para conocer al perro, de modo que cuando pase por el apartamento, reconozca su cara, su sonido y su olor.

perro con la lengua fuera

5. Juegue con el perro
Si eres dueño de un perro, puedes proponerle una cita para jugar con el ruidoso perro de tu vecino. Un día, te ofreces a invitar a los dos perros a jugar y luego le toca a tu vecino. Esta es una gran solución porque entretendrás a ambos perros, harán ejercicio, evitarán la soledad y el aburrimiento y pondrán fin a los ladridos.

6. Intervenga con el repartidor
¿El perro de tu vecino ladra cada vez que llega el correo o el camión de Amazon hace una entrega? Si se trata de un patrón que has notado, puedes decidir intervenir con el repartidor y guardar los paquetes de tu vecino en tu casa hasta que éste pueda recuperarlos. Así te aseguras de que nadie ladre en la puerta, haciendo que el perro se aleje.

7. Bloquee la zona
Los perros ladran a cosas que pueden ver u oír. Por eso, si se corta el estímulo (es decir, el sonido y la vista) se pueden reducir los ladridos. Podría considerar la posibilidad de colocar una pantalla de privacidad o una valla en el patio trasero o entre los patios para que el perro no pueda verle y, por tanto, no ladre. También puedes probar a insonorizar su habitación como solución.

8. Consiga un silbato de ruido
Los silbatos de ruido emiten un sonido agudo que irrita a los perros. Es un método estupendo para entrenar a los perros ruidosos para que dejen de ladrar. Cada vez que ladre innecesariamente, haga sonar el silbato. No les gustará el sonido y pronto se darán cuenta de que tienen que dejar de ladrar para detener el silbato de ruido. Antes de comprar un silbato para perros, habla primero con el dueño del perro.

9. Presentar una queja por ruido
Si ha probado todas las soluciones anteriores y los ladridos del perro del vecino siguen siendo un problema, puede que tenga que recurrir a medidas más drásticas. Puedes presentar una queja por ruidos al propietario, al administrador de la propiedad o a los funcionarios de la ciudad.

Llame a la policía: Si todo lo demás falla, puede intentar presentar una denuncia policial. Aunque un perro que ladra no es la máxima prioridad para la policía, puede que le entregue a su vecino una citación, lo que enviará el mensaje de que usted se toma en serio lo de acallar los ladridos del perro.

Los perros ruidosos y la vida en un apartamento
Cuando se vive en un apartamento, es probable que se oiga a los vecinos de arriba, de abajo y de al lado. Un poco de ruido es normal e incluso esperado en la vida en común. Los perros de los apartamentos ladran y algunos ladridos son normales. Sin embargo, si el perro ruidoso es un problema perpetuo, puede tomar varias medidas para intentar solucionar el problema entre usted, su vecino y Fido.

Te ha gustado el articulo?
[Total: 0 Average: 0]
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SIGUENOS @TUAPARTAMENTOCOL